20.3.07

Jorge Kuri (1975-2005)



Si no mal recuerdo fue en la madrugada de un 21 de marzo. Época vacacional, con la Semana Santa encima. En un departamento del centro de la Ciudad de México. Lejos de (su) “embajada de la luna”.


Esta fecha ha cambiado de sentido para un puñado de autores jóvenes mexicanos, pues no sólo se celebra el natalicio de don Benito Juárez y la entrada de la primavera con miles de personas empantanando de basura las zonas arqueológicas, también se recuerda al autor de “De monstruos y prodigios, la historia de los Castrati” y “La amargura del merengue”, entre otras obras.
Casi al medio día, la llamada telefónica de un amigo (Noé Morales) que se encontraba en Chiapas me alertó sobre un rumor que consistía en la posible muerte del dramaturgo Jorge Kuri de la Mora. Amigo nuestro, compañero en algunas aventuras (especialmente las del FONCA), y gran conocedor de lo bizarro y lo pesadillezco, con sus esperpentos y alegorías. Alguien que exhibía al máximo las contradicciones de nuestra generación, de la amabilidad a la violencia (un dramaturgo español lo padeció) y de la alegría al enfado, pasando por la paranoia y la neurosis. Amaba a todos, odiaba a todos.
No voy a negar que desde aquella vez en que perdí su sombrero -en un viaje a Querétaro- nuestra relación cambió. Jorge estaba en un periodo de hostilidad. Y fue igual casi con todos los que fuimos sus amigos. Los últimos días con él fueron más bien duros.
Sin embargo, yo disfruté al joven burlón que tocaba la armónica, al niño que se sentaba al piano en plena madrugada en un hotel de cinco estrellas, al que bebía y fumaba como si el mundo estuviera por reventarse. Y quizá sí.
Esta viñeta que sirva de recuerdo a Jorge Kuri, con toda la pesadilla que arrastraba y que finalmente acabó en un suicidio, esperado, triste, lamentable.
Además ofrezco una imagen, perdida en carpetas informáticas, cortesía de Noé Morales, en un juego de futbol con la gente de la Fundación para las Letras Mexicanas. El que me está poniendo "cuernos" es el susodicho.
Sea la paz, Jorge.


Nota de prensa del diario Reforma.

Fallece el dramaturgo Jorge Kuri
Por
Edgar Alejandro Hernández

El dramaturgo Jorge Kuri se quitó la vida el pasado sábado en su casa de la Ciudad de México, a la edad de 29 años.
Autor de obras que se montaron a nivel internacional como De monstruos y prodigios, la historia de los castrati, Jorge Francisco Mora Kuri nació en Tlalnepantla, Estado de México, en 1974.
Estudió la licenciatura en filosofía en la UNAM y el diplomado en literatura en la escuela de la Sociedad General de Escritores de México.
A decir del crítico teatral Fernando de Ita, Kuri murió como vivió, colgado de una cuerda.
"Desde muy joven se subió al trapecio de los estimulantes para escribir desde ahí sobre una sociedad que margina a los trapecistas. Sus obras son visiones románticas de los antihéroes del siglo 21 y sólo en ellas triunfa el delirio de los poetas".
Enrique Olmos, dramaturgo y amigo de Kuri, recuerda también que su teatro era como su vida.
"Estaba siempre en una condición tragicómica, ya que era un verdadero comediante en la tragedia de sí mismo. Siempre preocupado por mostrar el ambiente festivo, los esperpentos, las pesadillas y alegorías de un mundo bizarro que rescató y reflejó".
Autonombrado "embajador de la Luna en México" y "ombudsman de los chiflados", inició su carrera colaborando con críticas y reportajes teatrales en Sábado, suplemento cultural del periódico Unomásuno, fue analista del Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli (CITRU) y escribió para la revista mexicana de teatro Paso de gato.
Su pieza De monstruos y prodigios, en la que aborda el tema de los legendarios castrati, varones sopranos, supuestamente castrados, que escandalizaron al mundo barroco con sus voces angelicales y sus extravagantes estilos de vida, es una de las obras de teatro mexicanas que mayor número de presentaciones ha tenido en el extranjero.
La obra se presentó en diversos festivales internacionales bajo la producción de la Compañía Nacional de Teatro y la dirección de Claudio Valdés Kuri.
Su primer obra fue El escritor tiene la culpa (1998), montada en el Foro del Museo del Carmen. Kuri ideó escribir una trilogía dedicada al universo de los esperpentos que inició con De monstruos y prodigios y continúo con la inédita Bizarrías de la feria lejana.
Fue dos veces finalista del Concurso Nacional de Teatro Nuevo, convocado por la SOGEM. Su obra La amargura del merengue participó en la primera Muestra Nacional de Joven Dramaturgia en Querétaro en el 2003. Fue becario del FONCA. Algunas de sus obras inéditas son La noche de Calibán, El agente chupafaros, Nocturno de Bucareli y Don Latoso vs. la coalición de los koalas.

19 comentarios:

Anónimo dijo...

Te vamos a extrañar, Jorge...

Anónimo dijo...

Grande Jorge. Un abrazo donde estés. Efectivamente sea la paz.

JJ Pacheco

Carimy dijo...

La vida es un soplo...

Supongo que ya tuviste noticias de la lectura-dramatizada de "Dios Mineral", aún así quise dejarte una felicitación por tu hermoso texto! Ojala y pronto esté puesta en escena.

Recibe un beso en aquellas lejanas tierras.

Rómulo Gallegos dijo...

Gracias por recordar al buen amigo que fue y es y será Jorge Kuri, embajador de la luna en México...

Laura dijo...

Lo siento mucho, Olmos.

sjon dijo...

Nunca, nada, nadie, las tres palabras más tristes...

gracias por haberme introducido a un mundo magico a partir de este gran texto...

amor es la amargura del merengue una golosina de tan cara y tan dulce que se vuelve amarga...

desde la tierra... un abrazo embajador de la luna

sjon dijo...

Hola, me gusta mucho la dramaturgia de Jorge Kuri, y me gustaría por demás saber donde puedo conseguir más textos de él, ojála me pudieran ayudar...

gracias

olmosdeita dijo...

sjon, entra en http://www.dramaturgiamexicana.com
Puedes comprar su libro en Tierra Adentro.

Angymora dijo...

Hola, soy hermana de Jorge, (Angelica Mora Kuri) ame profundamente a mi hermano, pocas personas saben lo brillante que fue, y de un modo o de otro sigue en con nosotros

Salvador dijo...

De Monstruos y prodigios...la función terminó hace hora y media en el Teatro de Bicentenario de León. Llego a casa con intención de escribir una critica a la vez censura-desde luego efectiva solo entre los míos- de la que considero una obra ofensiva para el público. No soy -todavía- muy versado en el idioma francés, pero una dama asistente que seguramente sí lo es, se levantó a reclamar el recibir insultos en ése idioma por parte de los actores y por supuesto, del autor. Escupir en el escenario hacia el público y un actor desnudo en escena, es ofensivo. Se considera esto parte de la genialidad del Sr. Kuri? Soy yo demasiado serio, cerrado, intolerante con los nuevos dramaturgos? Salvo lo arriba mencionado, es una obra diferente e interesante por el tema. No fue de mi agrado pero reconozco el esfuerzo. Me haré de los textos del finado Jorge Kuri. Un cordial saludo desde Guanajuato.

olmosdeita dijo...

Salvador: No porque León - y el Bajío en general - tenga una fama tristemente comprobada en buena parte de su población como tipos conservadores, ya en la vida pública, cultural o privada. No por eso diré que la imagen de la señora que pintas no me sorprende, ni la tuya, sólo diré que esta obra es monumental en muchos sentidos - giras internacionales, premios, crítica elogiosa - ¿crees que será por mero azar del destino o tendrá alguna razón estética? Saludos.

Salvador dijo...

Estimado Sr. Olmos: la única explicación posible es la diversidad. No creo ser tan conservador como mis conciudadanos, a mí también me parece incongruente y hasta hipócrita las acciones del gobierno que actualmente padecemos en mi estado. Autorizan antros y casinos y también promueven el rezo del Rosario y la asistencia a las celebraciones religiosas.
El que " De Monstruos y Prodigios..." haya recibido reconocimientos internacionales es algo que no me puedo explicar. Reconozco que nunca había visto algo parecido, que tiene buenos momentos y que será inolvidable para mí. Ni modo de llamarle a la censura para que mutile la obra. Así es y así se queda. Los tres o cuatro puntos que señalo no me parecen adecuados y por eso repruebo toda la obra. Tengo 55 años. Acabo de descubrir un pintor excepcional: Egon Schiele. No me asusto.
Lo que reclamo es respeto para los que vamos a ver la obra. Si Ud. Considera que estoy en un error, por favor dígame.
Sigo a sus apreciables ordenes.

Salvador dijo...

...en verdad me gustaría tener acceso a mas textos del Sr. Kuri y de Ud. Mismo. Me parece que ateo es una palabra fuerte, por lo que me defino como librepensador, no Teísta, übermensh o suprahombre según Nietzsche...empiezo a sentirme no sé, culpable? Por no aceptar la obra en cuestión...

Maricarmen Montoro dijo...

Angie soy Maricarmen tu prima y prima de Jorge no te imaginas cuanto lo quise, igual que a ti y a Gerardo, porque fueron por mucho mis primos bebés, mis hermanos, siempre estará en mi corazón y lo recordaré con su carita de angelito bueno. Los quiero

Maricarmen Montoro dijo...

Angie soy Maricarmen tu prima y prima de Jorge no te imaginas cuanto lo quise, igual que a ti y a Gerardo, porque fueron por mucho mis primos bebés, mis hermanos, siempre estará en mi corazón y lo recordaré con su carita de angelito bueno. Los quiero

Maricarmen Montoro dijo...

Angie soy Maricarmen tu prima y prima de Jorge no te imaginas cuanto lo quise, igual que a ti y a Gerardo, porque fueron por mucho mis primos bebés, mis hermanos, siempre estará en mi corazón y lo recordaré con su carita de angelito bueno. Los quiero

Anonimo de Gibraltar dijo...

"Tan increíblemente frágil es la vida como para darse el lujo de vivirla sin pasión y sin confianza".

La amargura del merengue. JMK, embajador de la Luna y cónsul de un satélite perdido

Equinoccio de primavera. A nueve años de su salto cuántico.

Anonimo de Gibraltar dijo...

"Tan increíblemente frágil es la vida como para darse el lujo de vivirla sin pasión y sin confianza".
La amargura del merengue. JMK, embajador de la Luna y cónsul de un satélite perdido.
A nueve años de su salto cuántico

Lo que callamos los coordinadores dijo...

No se porqué me reflejo tanto en él. Por su hermano Gerry supe de el, vaya, excepcional!