26.1.09

Tres noticias: una buena y otra mala y otra pésima

Noticia buena:
El teatro escapa de la crisis en España. Creció al comienzo de año.
Noticia mala:
Pero las instituciones han dejado de contratar giras, según reza la nota de arriba. Y es que las administraciones públicas, los ayuntamientos y las comunidades autónomas, han comenzado a recortar sus presupuestos para programaciones culturales en 2009. Normal. Desde hace tiempo, ayuntamientos y gobiernos autonómicos, propietarios del 90% de las salas teatrales que hay en España, son los "mayores contratadores" de giras. "Se da la paradoja -advierte Jesús Cimarro- de que el 80% de los espectáculos que programan son de producción privada".
Noticia pésima:
En México la vida no vale nada, literalmente, es triste y lamentable pero se ha dicho tanto, está tan dentro de nuestra cultura que da igual. ¿Cómo puede alguien matar a 300 personas sin que suceda nada? La noticia, en algunos medios, ni siquiera ocupó portada. En mi país gobiernan dos clases de psicópatas: los del estado-nacioncita y los del narco-estado.

4 comentarios:

Geovani dijo...

El convencionalismo está arraigada dentro, muy dentro de los mexicanos (La mayoría). Efectivamente, si no es por ti, no me habría enterado de un suceso más que me entristece y frustra.
Pero la sociedad dice ¿Cuál es la diferencia? uno más, uno menos.
¿Qué tanto es tantito?

Te abrazo

Paparupapa dijo...

si no te gusta méxico, pues renuncia a la pinche nacionalidad y ya... siempre con tus mamadas malinchistas... qué viva méxico cabrones...

Javier Márquez Sánchez dijo...

Realmente las noticias malas enturbian la buena, y entre todas, destaca la de las muertes en México.

Como español enamorado de la cultura de aquel país, siento verdadera lástima cada vez que escucho noticias de matanzas similares. Pero no es cuestión del pueblo mexicano, sino del propio sistema. Igual sucede -o sucedía en Colombia- y lo mismo podría ocurrir en España. Sólo es cuestión de que las autoridades pertinentes empiecen a pudrirse y comience a hacerse fuerte la ley del miedo.

Cuando ésta entra en juego y se asienta en el corazón de los hombres, es muy difícil romper el cerco.

Pero eso no es más que un detalle, un aspecto. Pues México, su cultura y sus gentes siguen siendo algo especial por encima de ese grupo de desalmados.

olmosdeita dijo...

Gracias por tu comentario, Javier.
Yo creo que pueblo mexicano y sistema político - si a él te refieres - son lo mismo, tratar de separarlos es absurdo, van de la mano, la sociedad está podrida, también. En el fondo, el desprecio por la vida es proverbial, y eso no depende de la ley. Espero que eso no ocurra en España.