26.6.16

Sobre el Premio Juan Ruiz de Alarcón 2015 y la CNL-INBA

Ahora que el debate en la literatura mexicana ha tocado a los funcionarios públicos y su relación con algunos grupos y filias, hago un recuento de lo que sucedió al año pasado con el Premio de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón, justamente en el inicio de la administración de Mauricio Montiel Figueiras en la Coordinación Nacional de Literatura del INBA.

La CNL-INBA entregó el premio Juan Ruiz de Alarcón 2015 en las Jornadas Alarconianas de Taxco incumpliendo la normativa de la propia convocatoria (Premio de Dramaturgia Juan Ruiz de Alarcón, convocado anualmente por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y el gobierno del Estado de Guerrero, por medio de la Secretaría de Cultura de Guerrero, al dictaminar si haber recibido todos los expedientes enviados. 
Comencé entonces un proceso administrativo ante la Secretaría de la Función Pública y aparentemente sólo fue amonestado el funcionario encargado de dicho programa a las órdenes de Mauricio Montiel, a mí me solicitaron documentación y una declaración por escrito; no pasó nada más excepto un correo electrónico informando el cierre del procedimiento. El director de la CNL no regresó mis llamadas. Mi intención era simplemente aclarar una postura, sin hostilidad ni mucho menos, sino advertir una desatención al respecto (en ese premio varias instituciones están involucradas).
Es evidente que hubo omisión en los tiempos y de ahí la sospecha sobre irregularidades al negarse a revisar el resto de expedientes enviados en tiempo y forma, puesto que el jurado (constituido por dos ex funcionarios del teatro y la cultura y una directora de escena) entregó el premio a un dramaturgo con obra menor (eso es una apreciación personal, totalmente discutible, no lo niego), lo que no es dicutible es la severa falta administrativa al cerrar la posibilidad de revisar más expedientes, con una prisa inusitada por dictaminar, cuando además Guerrero pasaba por terribles inundaciones y varias propuestas llegaron tarde justamente porque el servicio de correos estaba colapsado. 
Es un premio complejo, con algunos casos denunciados de posibles amaños (el más sonado el de Jaime Chabaud), la tarea de Mauricio Montiel en su primer año era dotarlo de transparencia y sólo lo oscureció más. En este 2016 por fin el dictamen del jurado estuvo fincado menos en una trayectoria de vida y relaciones públicas, más en la resonacia de una obra (el ganador fue Edgar Chías). 

Como suele ocurrir, después de esta disputa administrativa, sin tines personales, la CNL del INBA me borró de cualquier acto, no me han considerado en ninguna actividad y estoy proscrito de facto, sin difusión de mi trabajo ni mucho menos.  

Esto se difundió en su momento (6 de mayo de 2015) vía correo electrónico entre algunos dramaturgos y se propuso hacer una queja pública de abajofirmantes:

Sin menoscabar en ningún caso los méritos del dramaturgo ganador, llama la atención que la recepción de propuestas finalizó el último día hábil de la semana pasada (el día 30 de abril) y se dictaminó el fallo del jurado el primer día hábil de esta semana y mes (4 de mayo). Es decir, es imposible que las postulaciones enviadas por correo postal en los últimos días de la convocatoria pudieran ser consideradas.
Inadmisible que una institución pública no esperara a la recepción completa de propuestas y pase de largo la normativa administrativa que el propio gobierno federal señala para la recepción de documentos en convocatorias públicas oficiales. El jurado no pudo examinar las propuestas a cabalidad porque las instituciones convocantes no esperaron la llegada de todas las postulaciones. ¿Por qué tanta prisa?
La impresión es que el premio estaba concedido de antemano pues se incumplió con el plazo administrativo natural de recepción de propuestas que ellos mismos señalan en su convocatoria. ¿Cómo es posible que se dictamine un premio al día hábil siguiente al cierre? No es normal.
La Secretaria de la Función Pública ha confirmado esta tarde que se incumplieron los procesos administrativos consustanciales a toda convocatoria que emite el gobierno federal.
El caso de la compañía Neurodrama AC (de la que soy representante legal) es significativo, pues postuló a una dramaturga mexicana dedicada al público específico, pero no pudo ser evaluada la solicitud debido a la prisa de las instituciones por dictaminar, pues llegó a destino después del fallo.

Nuestro deber como autores de teatro y miembros de la comunidad cultural es advertir los posibles atropellos y omisiones administrativas de las instituciones dedicadas al teatro en general y la dramaturgia en particular.

La convocatoria señala:
Recepción de Propuestas


Séptima.- La recepción de las propuestas de las candidaturas a que se refiere la base tercera estará abierta desde la fecha de publicación de la presente convocatoria y hasta las 16:00 horas del día 30 de abril de 2015.


Octava.- Las propuestas deberán enviarse a la siguiente dirección: Secretaría de Cultura de Guerrero. Avenida Costera Miguel Alemán #4834, Fraccionamiento Costa Azul, C.P. 39850, Acapulco, Guerrero. Dirección de Capacitación y Fomento a la Lectura.


Novena.- En el caso de las propuestas remitidas por correo o por mensajería, no se aceptarán aquellas cuya fecha de matasellos o envío sea posterior a la del cierre de la convocatoria. El proceso del Premio inicia con la publicación de la convocatoria y concluye con la publicación del fallo.


2 comentarios:

Luis Mario dijo...

Lo que se dice aquí parte de datos ciertos, pero sus conclusiones son falsas, por lo menos en lo que se refiere a la actuación del jurado. Los paquetes pudieron no haber llegado a tiempo, pero eran varios paquetes, uno para cada jurado, y resulta que uno de ellos sí llegó. Eso desmonta todo lo demás. Con ese paquete fue suficiente para que se conocerán y se valoraran todas las propuestas el día señalado para la dictaminación, incluida la postulación de Neurodrama AC, que fue leída y valorada por los jurados. Lo demás son ganas de especular. No hubo tal premio "concedido de antemano" ni se omitió el análisis de propuesta alguna. Que los plazos no fueron normales, puedo estar de acuerdo, y que hubo demasiada prisa por dar a conocer el resultado, bueno, que se acuda a la ventanilla del INBA para pedir la explicación, pero que se excluya del contubernio al jurado, que no tuvo nada que ver con la organización.

Enrique Olmos de Ita dijo...

Luis Mario, puedes pedir a través del IFAI la información sobre la llegada de cada paquete y la fecha de dictaminación (yo lo tengo), a menos que viajen en el tiempo es imposible que el jurado haya revisado todos los expedientes a cabalidad. No es cuestión de interpretación, sino de pruebas. Tú conoces desde adentro la función pública (transitas como funcionario desde hace años), dictaminar así, un día hábil después del cierre del premio es inaceptable. Lo sabes y también Marios Epinosa, no dudo que su fallo haya sido en buena lid, pero si queremos transparencia hay que propiciarla como ciudadanos cuando nos toca decidir algo del dinero público.