17.9.07

Godot al náhuatl


Se presentó el libro In oc tiacchíah in Godot, versión en lengua náhuatl de Patrick Johansson, de Esperando a Godot, del irlandés Samuel Beckett, con motivo de la XIX Feria del Libro de Antropología e Historia, que se realiza en el Museo Nacional de Antropología.

El náhuatl es la lengua amerindia con mayor número de hablantes en México, con más de 1 millón y medio, la mayoría bilingüe con el castellano. Ésta fue la lengua oficial del imperio azteca y se extiende desde la frontera entre Mesoamérica y Aridoamérica hasta todo Centroamérica, basta recordar que los toponímicos de Guatemala y Nicaragua proceden de esta lengua.

"Como soy un seguidor de Beckett, para mi fue una tarea muy difícil, porque fue un viaje de esos mundos, uno en lengua náhuatl y el otro entrar al mundo de la dramaturgia de una obra" , comentó Joahansson, según información de Notimex.

Es curioso, Beckett era irlandés pero escribió en francés y ahora su literatura dramática entra a la puerta de las lenguas autóctonas americanas por la puerta grande. La lengua del centro de México. Hay que esperar quién puede llevarla a escena.

Hace falta seguir traduciendo a los clásicos a nuestras lenguas originales. Ojalá haya más esfuerzos como este para llevar a Beckett a la escena mesoamericana.

Estas noticias hacen bien al espíritu.

5 comentarios:

Cristina dijo...

¿Qué ocurre con el blog de la niña? ¿Y con mi comentario de Schoemann? ¿Qué cúmulo de despropósitos tramáis juntos en Montréal, je m'en souviens? No se os puede dejar solos. Lo que vais a costar de criar. Y ahora, pónlo en náhuatl ¡Bu!

Aixi dijo...

Cristina:

Los despropósitos me persiguen. Bueno, no: yo persigo los despropósitos, es decir, a Enrique Olmos.
Hemos hecho algunas travesuras en Montreal, una extravagancia bibliotecaria que ya te explicará el editor del blog, y yo he eliminado el mío. La explicación es sencilla, he decidido no dejar que nadie más vuelva a leerme, ésta que escribe es mi otro yo, traicionándome a mí misma. Tengo que dejarte. Mi alter ego me persigue. Hay un duendecito que me dice que queme folios, y blogs...mmm...

Cristina dijo...

Buuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu!!! No me explicáis nada de nada, no me queréis, no me escribís. Y yo pintándoos el piso de blanco nupcial y barriendo el suelo. Es injusto.

No soy nadA dijo...

woooow, yo conocí a patrick cuando vino a colima a dar un taller de teoría literaria y luego unos talleres de náhuatl, ooobvio él no se cuerda de mí, pero aquí entre nos, tengo una maestra doctora en letras a quien le mencionas el apellido johanson y suspira y se muerde el robozo. qué padrísimo debe ser ver la obra en ese idioma tan musical, yo la vi en cristiano hace unos años que la montaron por acá y me encantó. gracias por el link, no lo había visto, ahora mismo te lo regreso.

olmosdeita dijo...

Es curioso que sea un extranjero como Patrick quien se ocupe de las tareas no sólo de traducción sino de difusión y animación de una de nuestras lenguas y culturas ancestrales. Abrazo hasta Colima.